El discurso de Sofía

Se preguntaba si sería demasiado tarde…

lamina-nunca-es-tarde

A veces Sofía tenía la certeza de que realmente lo era….pero había instantes en los que sentía y tenía muy claro que no. Y entonces eran inevitables sus ganas de aferrarse a ello con todas sus fuerzas… las mismas con las que abrazas a alguien que quieres justo antes de despedirte, mientras piensas “voy a llevarme su olor, su tacto, su energía…” como si así el adiós fuese más liviano, y nada más lejos de la realidad…

Sofía odiaba las despedidas, y eso que últimamente parece que no hacía otra cosa que despedirse de personas, de cosas, de momentos o de sentimientos…

Aquello le hizo reflexionar, y pensar que quizás todas estas despedidas le estaban ayudando y acercando a nuevas personas, nuevas cosas, nuevos momentos y nuevos sentimientos.

Sabía que nadie iba decidir por ella, pero ahora más que nunca, necesitaba el apoyo y la ayuda de quienes la querían. Estaba a punto de tomar una decisión difícil para ella, y sabía que no iba a agradar a todo el mundo, pero tenía que pensar en su felicidad.descarga

Ese día, se levantó con la fuerza necesaria para decírselo, quería empezar por esa persona, porque sin duda era a la que más dificil le iba a resultar confesárselo…A fin de cuentas estaba convencida de que los demás terminarían comprendiéndola y brindándole su apoyo incondicional, como hasta ese momento habían hecho.
Entró a la habitación, inhaló y exhaló para sosegar los nervios que intentaban adueñarse de ella, y con seguridad y firmeza, pronunció en voz alta su discurso frente al espejo.

Anuncios

Feliz la mariposilla…

            flor_de_almendro_1024x768                      Era ya tan delicada como una rosa…

                                  Era ya tan frágil como un cristal…

                                  Era ya tan vulnerable, tan tierna…

                                  Parecía una flor de almendro…

la-abuela-de-oruro-90d91b77-b728-4748-a0ac-427f2ef84df8

Cuando trataba de imaginar cómo sería vivir con tu ausencia o intentaba mentalizarme para ello, tal vez aferrándome a la idea de que era “ley de vida”, no me parecía algo tan doloroso. Veía tu muerte como algo natural, algo que tarde o temprano te alcanzaría y con lo que no tendríamos más remedio que batallar, pero algo muy lejano y remoto… Supongo que en el fondo pensaba que estarías ahí siempre, que eras un ser inmortal y que podrías con todo y con todos…hasta ahora lo habías demostrado.

Sin embargo, tus piernas ya no podían seguir el ritmo que te estaba marcando la carrera de fondo que era tu vida. Todos te acompañábamos en la que sería tu última etapa, cada uno de nosotros te animábamos, a nuestra forma, pero sólo tú sabías los metros que te quedaban para cruzar la línea de meta.

La vela se iba apagando, con cada exhalación, ya cada vez más agitada y entrecortada, tu luz se hacía más tenue y más suave…
Grandmas-Hands-webTus manos, esas que me acariciaban con dulzura, esas que me cogían con fuerza, ya sólo eran capaces de dejarse acariciar y de dejarse coger… Tu piel, era ahora tan fina y tan sensible, que hasta daba miedo lastimarla…

Ya ni te movías, ya apenas abrías los ojos, pero yo confiaba en que lo seguirías haciendo… Y hablábamos, a nuestra forma, yo con palabras que mostraban seguridad aunque estaban llenas de dudas, y tú con tus ojos alentadores y esperanzadores. De alguna forma nos comunicábamos y te decía que te fueses… pero al mismo tiempo te seguía cogiendo con fuerza, con todo el ímpetu que me permitían tus tiernas y delicadas manos…

Fuiste capaz de resistir tanto… tenías tanta, tantísima fuerza… Hiciste que me despidiese de ti 5 días, en infinidad de momentos, de mil formas porque ninguna me parecía la adecuada… y es que no la hay… no existe ninguna forma apropiada para decirle adiós a una persona que quieres… y al final, sin saber que sería el final, no me despedí de ti… la últimas palabras que te dije fueron: “Hasta mañana, que pases buena noche. Que descanses”, te di un beso, te acaricié el pelo y me fui…

Mariposa_Azul_CieloY por fin, la reina de todas las mariposas del alba, mecida por la brisa fresca de la mañana, voló, libre, presumidilla y coqueta… para ir por fin a posarse sobre su rojo clavel…

Esa canción será siempre especial para mí. Nunca olvidaré ese momento. Siempre recordaré esos ojos abiertos y esa mirada profunda y serena…Se me eriza la piel al recordarlo y al recordarte, abueli…Te quiero…

https://www.youtube.com/watch?v=BpZyDMl32EA

 

“Hasta mañana, que pases buena noche. Que descanses.”

grandma's handsbw

A ti, mi maestro

brazos abiertosTe acogí con los brazos abiertos. Aún no sabía quién serías y ya pensaba en ti, jugaba a imaginarte…había depositado muchas esperanzas en que contigo todo sería diferente…

Tú me enseñaste tantas cosas que no acertaría a describir con palabras… Con tu ayuda tuve la inmensa suerte de conocerme mejor, aprendí a ver, en los demás y en mí misma, cosas que no sabía ni que existían, supe percibir nuevas sensaciones y me lancé a la vida de otra manera…

Tú me permitiste experimentar momentos en los que descubrí que soy mucho más fuerte de lo que pensaba y también otros en los que supe que era más débil de lo que creía…

Algunos de los instantes más duros, intensos, bonitos, sinceros, esperanzadores, verdaderos, emocionantes, tristes, alegres y llenos de vida, los he pasado a tu lado…

Desde que llegaste, no hiciste más que ponerme a prueba, y creo que no me equivoco si te digo que has sido uno de mis mayores maestros…

portazooooSé que no sería la persona en la que me he convertido si no hubieses formado parte de mi vida, aunque he de confesarte que por otra parte tenía unas ganas inmensas de darte un portazo en las narices y sacarte de mi vida para siempre… y a pesar de ello, ahora que te has ido, no puedo dejar de agradecerte todo lo que has hecho por mí, todo lo que me has dado… porque con todo he aprendido y de todo he sacado una lectura positiva.

Ahora lo único que tengo claro es que quiero seguir adelante, sin mirar atrás, aceptando cada reto que me ponga la vida y, ¿por qué no? sonriéndole a este nuevo año 2014 para que así, él también, me regale una sonrisa cada día, para ser cada día un poquito más feliz, que me lo merezco…

Sin título

 

 

 

 

 

Hasta siempre 2013…..

El último bocadito…

Sin títuloCuando estoy comiendo algo que me gusta, siempre me dejo para el final lo más sabroso, lo más rico, lo más delicioso… no sé si lo hago para quedarme con un buen sabor de boca, para retrasar en el tiempo algo que no quiero que termine, o simplemente porque me quiero dar el gustazo de terminar de comer y emitir un leve gemido de placer…

No me ocurre sólo con la comida. Tengo la manía de dejar lo que me gusta para algún otro momento, supongo que es una forma de guardarlo, de conservarlo, de que nunca se acabe y poder disfrutarlo para… ¿siempre? o, en el caso de algo comestible, hasta que se eche a perder… Ya me pasaba cuando era pequeña, con las chucherías de los Reyes Magos… Cestas llenas de caramelos, figuritas de chocolate, nubes de algodón, regaliz, bombones… que se pasaban días y días formando parte de la decoración de mi estantería… “porque me daba lástima comérmelas y que se acabasen”… hasta que un buen día las hormigas decidían que si no lo iba a hacer yo, harían el trabajo por mi…

Para mi, el último bocadito, es comparable a ese último beso en una despedida… ese que nunca quisieras que llegara, pero que cuando lo hace, sabes que tienes que disfrutarlo como nunca…Ese último abrazo que sabes que tienes que sentir con cada poro de tu piel e impregnarte de esa sensación de bienestar que te produce, porque no sabes cuando volverá a producirse… o si volverá a producirse…

¿por qué todo lo bueno tiene un final?

abrazoAunque sin duda, lo peor de todo es el último beso o el último abrazo de verdad, ese que sabes que no se volverá a repetir jamás… al menos en esta vida…

En ese momento deseas que el reloj pare de mover sus manecillas y te deje disfrutarlo como nunca…

Y es que con el paso del tiempo, la vida me ha enseñado a saborear cada bocado como si fuera el último, ahora todos son especiales y todos los disfruto como si lo fueran…

porque es triste pensar que fue el último, pero al menos puedo decir que existió… a ti, porque estés donde estés siempre te llevaré conmigo y siempre recordaré nuestro “último bocadito”